Historia de la medición de la presión parcial de oxígeno transcutáneo

Hace aprox. 60-70 años se llevaron a cabo las primeras mediciones de la presión parcial de oxígeno con una solución tampón de fosfato en la que se introducía el dedo hasta que se daba un equilibro entre el Po₂ de la sangre y la solución.

Dado que la presión parcial de oxígeno de la solución se adecuaba a la de la sangre, se podía determinar indirectamente el Po₂.

Sensor 300x149 Po₂

Schematischer Aufbau

En 1962, Clark Leland consiguió medir la presión parcial de oxígeno en sangre de manera transcutánea. Este nuevo método polarográfico consiste de un cátodo de oro que a través de una solución electrolítica está conectado a un ánodo de plata con un voltaje de polarización de aprox. -0,8 V.

Si una molécula de oxígeno se difunde en los electrodos a través de la membrana permeable al oxígeno, se produce una reducción de los átomos de oxígeno. La corriente de reducción resultante (nA) es proporcional al número de moléculas de oxígeno reducidas y, con ello, también a la presión parcial de oxígeno.

Cátodo: O2 + 2 e + 2 H2O → H2O2 + 2 OH y H2O2 + 2 e → 2 OH

Ánodo: 4 Ag → 4 Ag+ + 4e y 4 Ag+ + 4Cl → 4 AgCl

Aplicación en la medicina:

La medición de la presión parcial de oxígeno transcutáneo es un método no invasivo para determinar de manera indirecta la presión parcial de oxígeno (Po₂) en la superficie cutánea, así como para medir indirectamente el Po₂ arterial sistémico.

La medición transcutánea registra al final de la cadena de transporte de oxígeno del organismo el suministro de oxígeno a los tejidos cutáneos y depende de la oxigenación arterial y de la microcirculación en el punto de medición.

Para aumentar la difusión de O₂ y la circulación capilar de la superficie cutánea, se calientan de manera constante estos sensores de Po₂ entre 40 y 45 ºC.

En sus orígenes, la medición de la presión parcial de oxígeno transcutáneo se desarrolló para realizar gasometrías no invasivas en la neonatología. En los últimos años, el abanico de aplicaciones de este método se ha ido ampliando cada vez más a los parámetros cutáneos, como p. ej. en los análisis de la enfermedad arterial periférica oclusiva y la insuficiencia venosa crónica. Otros campos de aplicación son la esclerodermia sistémica progresiva o la diabetes mellitus.

Terapia de oxígeno multifase:

La terapia  de oxígeno multifase (SMT, por sus siglas en alemán) es un tipo de tratamiento preventivo con oxígeno eficaz y con base científica. A diferencia de la mera inhalación de oxígeno, este método consta de tres fases de tratamiento.

1ª fase: los preparados de sustancias vitales incitan al cuerpo a hacer un mejor uso del oxígeno.

2ª fase: en 30-120 minutos se inhala un 90% de oxígeno puro

3ª fase: debido al esfuerzo físico durante, antes de o después de la inhalación, el oxígeno mejorado debe salir de la sangre para introducirse en el tejido.